15 de junio de 2014

HISTORIA DE UN AMOR LOCO

Anochecía en la ciudad y las llamadas a la oración desde las mezquitas lo envolvían todo. Los fieles se preparaban para romper el ayuno y él sólo pensaba en comérsela a besos. Durante el día se evitaban. Debían evitarse, aunque a ella le doliera que así tuviera que ser. Pero al caer la noche se buscaban. Y siempre, siempre se encontraban. Ellos ni siquiera lo sabían pero habían vivido para encontrarse. Se acompañaban a estar solos. Se perdían juntos y disfrutaban de ese momento que, a pesar del paso de los años, no dejaba de ser único. Ese instante mágico que duraba horas. La sensación de estar solos en el mundo, de que no existía nada más que su olor y su calor. Un mundo por descubrir, dos cuerpos por explorar. Sus susurros calaban hasta los huesos y sus palabras le hacían estremecer. La eterna tentación. Un aire de vida incontrolable que arrasaba todo a su paso. Silencio. El olor de la colada y la brisa de verano que les abrazaba. Sus manos. La farola de la calle que iluminaba vagamente la azotea y, sobre todo, la luz de sus ojos. De sus ojos negros. Su calma y su tempestad. Las ganas de parar el tiempo para siempre y poder hacer de su ilusión una eternidad. De unirse para ser una única persona. La persona que siempre desearon ser. Una persona especial. Confidentes y amantes. Hermanos y cómplices. Ellos. Dos locos que se respetaban tanto como se adoraban. Que se amaban tanto como se admiraban. Estaban locos el uno por el otro. Juntos se sentían a salvo, en paz. Se sabían invencibles. Él era su ángel de la guarda, el mismo que le había enseñado a volar. Y ella… ella era la única que le había visto llorar como en su día lo hizo el mar.

Carlota Miranda

34 comentarios:

  1. La piel de gallina, cabrona.

    ResponderEliminar
  2. me acabo de quedar sin palabras :O

    ResponderEliminar
  3. ¿Seguro que eres de números? Lo tuyo es INCREÍBLE

    ResponderEliminar
  4. Qué delicadeza, qué sensibilidad... Ufff...

    ResponderEliminar
  5. Siempre consigues ponerme la piel de gallina.

    Maldita.

    ResponderEliminar
  6. creo que ni aposta lo hubiera podido describir mejor... ;)

    ResponderEliminar
  7. me ha encantado!!!!! las lagrimas en los ojos me has puesto!!
    de numeros???!!! tu???!!!!

    ResponderEliminar
  8. Increíble !
    Serás alguien muy cercano ;)

    ResponderEliminar
  9. La sensación de estar solos en el mundo, de que no existía nada más que su olor y su calor...Ellos. Dos locos que se respetaban tanto como se adoraban. Que se amaban tanto como se admiraban.Grande Carlota !!te leo siempre y realmente vivo cada texto,carne de gallina,lágrimas,sonrisas,aromas,toda esa mezcla que rodean tus escritos.Me encantan.

    ResponderEliminar
  10. Los amores, en Marruecos, siempre son locos y a escondidas... pero saben a gloria

    ResponderEliminar
  11. Precioso.... envidian me dan, a quien no le gustaria un amor asi? Y quien nunca lo haya vivido, no sabe lo que es amar.

    ResponderEliminar
  12. increible!!! Comparto <3

    ResponderEliminar
  13. Preciosa historia de amor :)

    ResponderEliminar
  14. Raquel del Ríolunes, julio 21, 2014

    Precioso. Que bonita historia. Se me han puesto los pelos de punta. Que bonitooo

    ResponderEliminar
  15. Jajajajajaja tu me haces recordar tantos momentos bellos <3 <3 Ahhh amo Marruecos y amo a mi marroquí

    ResponderEliminar
  16. Haces sentir lo que escribes !! Eres puro sentimiento.Sigue escribiendo .....tus palabras llegan ....los números NO.

    ResponderEliminar
  17. Uno de mis post preferidos... es sentimiento puro

    ResponderEliminar
  18. Emociona, la piel d gallina me ha puesto ese relato!!

    ResponderEliminar
  19. La piel de gallina.... Si yo te contara... Gracias Carlota

    ResponderEliminar
  20. Revivir esas mismas sensaciones que noté en mi propia piel... recordando a través de tus palabras...

    ResponderEliminar
  21. Me ha encantado !! tantas veces me he sentido así en los veranos de Marruecos , siempre he pensado k no hay nada más sensual k vivir un amor en Marruecos . Gracias

    ResponderEliminar
  22. Voy a alzarte y a elevarte, voy a volar contigo, voy a danzar con la luz que desprendes cuando sonríes esquivo, cuando te enciendes, aunque no estés conmigo, cuando eres sol o eres luna, cuando eres mar o eres cielo, cuando eres tan grande como el amor que desprendo al presentirte en mi camino...mi gran amor escondido...
    Y en un viaje hacia tu hogar, hacia el lugar donde te escondes, allí, observando tu rostro durmiente, tus huellas, tus pasos diarios en tu caminar inconsciente, te he contado lo que mi alma siente, y te he prometido quererte, te he prometido encontrarte, te he prometido no dejar de esperarte...
    Te he prometido, mi amor escondido, que yo no voy a esconderme...

    Arael

    ResponderEliminar
  23. Unas palabras preciosas, me han llegado al corazon y no he podido evitar sentirme identificada. Preciosa historia, corta pero exquisita. xx

    ResponderEliminar
  24. Acabo de leer esta historia y me ha puesto la piel de gallina, eres una persona muy grande que desborda bondad en cada una de tus palabras. Tu blog me hace sentir, algún dia podré visitar Marruecos. Gracias por acercarnos unos pedazos con tus palabras. No cambies!

    ResponderEliminar
  25. Ufssss qué bonito ! Y cuánto me identifico con esta historia. Con mi marroqui precioso y bello.
    Te amo mi vida.

    ResponderEliminar