18 de mayo de 2016

¿ES PELIGROSO VIAJAR A IRÁN?

No, rotundamente no. Es cierto que pararse a mirar detenidamente la ubicación exacta de Irán en un mapa no es, de primeras, lo más tranquilizador del mundo. Vecinos como Siria, Irak, Turquía, Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Turkmenistán, Pakistán, Afganistán... Entre eso y la incesante labor de los medios de comunicación por hacer que sólo nos lleguen noticias entre malas y muy malas de ciertas partes del mundo, es normal que Irán asuste. Nos han educado para eso, para que nos dé miedo. Para que no pensemos por nosotros mismos y para que no se nos ocurra salir a descubrir un país con infinidad de cosas por ofrecer. Para que ni se nos pase por la cabeza tratar con un pueblo, como ya he comentado, amable, tranquilo, culto, con ideas propias, hospitalario, rebelde y educado. No vaya a ser que a alguno se le pegue algo...


Irán es un país de esos que consigue que ya estés pensando en tu siguiente viaje cuando aún ni siquiera has vuelto a casa. Una de esas realidades que te recuerda porqué hace años que no ves los telediarios ni nada que se le parezca. Un entorno que te obliga a gritar a los cuatro vientos todo lo que te ha regalado durante tus días allí. Sé que hasta que no lo veas no lo terminarás de creer, pero la sensación de seguridad total que se respira en la calle, tanto de día como de noche, es una evidencia que todos los que hemos visitado el país podemos confirmar. Es cierto que la gente te mira mucho, pero lo hacen siempre desde la distancia, el respeto, la prudencia y la más profunda curiosidad. Les encanta recibir extranjeros y, sin darte casi ni cuenta, le habrás contado a medio país de dónde eres, por qué estás en Irán, de qué equipo eres, si estás casada o soltera, qué países has visitado, en qué trabajas, cómo es tu ciudad...

Nadie puede negar que el turista es el centro de atención pero puedo prometer y prometo que el nivel de acoso es nulo. O, para curarme en salud, prácticamente nulo. Evidentemente, como en cualquier lugar del mundo, pueden ocurrir episodios feos en momentos concretos y con personas determinadas (¡faltaría más!) pero sentirse agredido, violentado o acosado en Irán es muy, muy, muy complicado.


Es posible que aún sabiendo que la seguridad es uno de los puntos fuertes del país, te asalte la eterna pregunta. "Pero... ¿también es seguro para chicas solas?" He de reconocer que durante nuestro tiempo allí no vimos ni un solo grupo de chicas viajando sin hombres. Ni uno. La inmensa mayoría de los que actualmente visitan Irán lo hace en macro-grupos organizados de unas 10-20 personas. ¡Qué agobiorrrrrr! O en pareja. O en grupos mixtos de colegas. Pero apenas hay chicas solas. Y, honestamente, no hay razones para ello. Al contrario. Irán es un país muy tranquilo y cómodo para el visitante, donde cualquiera está dispuesto a ayudarte antes de que puedas pedir ayuda.

Y aunque suene raro en el mundo en el que vivimos, no sólo no es peligroso para extranjeras sino que - para mi forma de entender los viajes - es mucho más recomendable viajar sólo chicas. Sin hombres, solamente mujeres. Y por vuestra cuenta, claro. Sin nada organizado. Es verdad que ellos no tienen que cumplir un código de vestimenta tan marcado como el nuestro, pero siendo mujer es muchísimo más fácil adentrarse en el país, en las conversaciones, en los paseos, en las casas, en los planes, en los secretos... Ellos nunca podrán descubrir como nosotras todo lo que la mujer iraní esconde detrás de su velo. Y os aseguro que ese, precisamente ese, es uno de los mayores tesoros de este desconocido y misterioso rincón de Oriente Medio.


Así que si la seguridad del país es lo que te preocupa... olvídate de todo y compra ya tu vuelo.

¡En Irán te están esperando con los brazos abiertos!

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por tus informaciones!
    Tenemos los vuelos y estamos mirando los vuelos interiores yel asunto de los hoteles

    ResponderEliminar
  2. Me encantaría viajar allí. Me gustaria saber y podríamos hablar personalmente.

    ResponderEliminar