14 de octubre de 2011

MI TALÓN DE AQUILES

Intento explicarlo con palabras pero no puedo, en serio. Dicen que cuando realmente deseas algo el universo entero conspira para que lo consigas. Y siento que, por fin, el universo está de nuestro lado.

Me hace tan feliz vivir y compartir todo con ellos que no quiero que se vayan nunca de mi lado. Y si tienen que hacerlo, sólo quiero que estén bien. Donde sea, pero que vivan de una vez como se merecen. Me acuesto y me levanto pensando en ellos. Mi felicidad depende de la suya y me emociono al pensarlo. Intento imaginar cómo sería todo esto sin que estuvieran aquí y... ppff... mejor no hablar de eso.


Nadie me contagia tanta ilusión. Nadie me provoca tantas ganas de ser mejor persona. Nadie me cuida y me protege como ellos. Me dan paz. Me dan seguridad. Me dan cariño. Me dan historias. Me dan risas. Me dan tranquilidad. Me dan alegría. Me dan momentos. Me dan vida. Me dan todo lo que necesito y muchísimo más.

Nunca he querido a nadie como les quiero a ellos. Son diferentes, son especiales. Son mis chicos. Y ojalá puedan serlo por mucho tiempo. Inshallah, joder. Inshallah! :D

2 comentarios:

  1. vaya dos chulapos!
    qué ganas tengo de veros, bua bua buaaaa

    ResponderEliminar
  2. mmm....y yo no les conozco... :P

    ResponderEliminar