16 de julio de 2015

COMO DICEN ELLOS, SUBHANALLAH

He pasado más años de mi vida en un colegio de monjas que fuera de él. Y en todo ese tiempo jamás imaginé que algún día podría llegar a sentir lo que sentí la primera vez que vi esto en Marruecos. Creo que hasta ese momento no sabía realmente lo que era eso del misticismo. Al ver a miles y miles de musulmanes una noche de Ramadán tan juntos, tan ordenados, tan concentrados, tan relajados, tan en paz y tan limpios (en el sentido más profundo de la palabra) por primera vez en mi vida sentí ese "estado de perfección religiosa que consiste en la unión o el contacto del alma con la divinidad". La noche y la llamada a la oración. Taraweeh, el rezo nocturno del mes sagrado, es sencillamente impresionante. Un ambiente y una magia que hacen dudar hasta al más ateo. Esas voces desde las distintas mezquitas lo envuelven todo y tú te quedas sin palabras. Una sensación única, una emoción que te recorre todo el cuerpo para ponerte los pelos de punta. Una paz que te revuelve, una guerra que te tranquiliza. Una rutina que para el tiempo, un momento especial que deja a un lado todos los problemas. Es algo que no se puede describir con palabras. Hay que estar allí para entenderlo, para sentirlo, para saber de qué va esto. Tan cerca de casa y a la vez tan lejos...

Como dicen ellos, SubhanAllah.

12 comentarios:

  1. Soy musulmana y cuando leo artículos que hablan bien del islam especialmente sobre mi querido país Marruecos me emocionó pq al menos hay gente que vea la verdad y no crea en lo que se dice sino vive la experiencia.

    ResponderEliminar

  2. SUBHANALLAH:Glorificado sea Allah-Gloria a Dios.

    ResponderEliminar

  3. Carlota
    Yo creo que tu destino esta escrito,tu futuro será con un musulman y con hijos y familia musulmana...

    Maktub!

    ResponderEliminar
  4. Una imagen impresionante. Me encanta Marruecos y también pude visitar Jordania y Turquía, viendo puntos de vista diferentes sobre cómo vivir el Islam. Son países increíbles.

    ResponderEliminar
  5. Hace mucho que no nos escribes Charlotte, estoy deseando volver a leerte

    ResponderEliminar
  6. Sin ser musulmana has vivido la oracion de taraweh con una profundidad que muchos musulmanes también desconocen. Por la novedad q ello te supone como foránea y la rutina q les supone a ellos al llevar años haciendolo. Afortunada tú.

    ResponderEliminar
  7. Tienes que ir a la meca, la paz que se respira dentro de su mezquita no la encontraras en ninguna parte, pero lastima para entrar ahi tienes que ser musulmana ^^

    ResponderEliminar
  8. que la paz esté contigo carlota ,

    muy emotivo lo que has escrito . pido a allah que te guíe por el camino recto , el del islam . y que te saque de las oscuridades a la luz . amiin .
    busca carlota , lee sobre el islam , que allah te ayude .

    ResponderEliminar
  9. Las religiones, todas, tienen un mensaje trascendente y profundo. La practica, la jerarquia y la estructura de poder que crean pueden llevar a situaciones de sometimiento y colectivamente a enfrentamiento, descalificaciones y guerras contra los otros. Lo dice la historia. Bien la mística, mal la fe y el fanatismo. Ojito.

    ResponderEliminar
  10. Me ha impresionado muchísimo lo que has escrito, que hayas sentido eso sin ser musulmana me ha puesto los pelos de punta de la emoción, Me alegra mucho saber que hay personas así Y Ojalá investigues más sobre el Islam. ALLAH UAKBAR

    ResponderEliminar
  11. Me emociona lo que has escrito, tal vez ese llamado es directo a tu alma. Nadie no musulman a descrito con tanta bellísima sencillés ese momento. Bendiciones a tí y familia. Me alegra ver que hay alguien que pueda conectarse con Dios casi sin darse cuenta.

    ResponderEliminar