9 de noviembre de 2014

LOS NIÑOS EN MARRUECOS NO LLORAN

Cuando todavía no escribía en este blog, había muchas cosas sobre Marruecos que pensaba que sólo las veía yo, que sólo me llamaban la atención a mí. Pero si de algo me está sirviendo esta experiencia de compartir vivencias en el Magreb es para darme cuenta de que cuando convives en un entorno diferente al tuyo y te paras a observar – aunque sólo sea un rato – te empiezas a cuestionar cosas que pensabas que eran incuestionables.

Como comenté hace meses en el post "Cosas que me llamaban la atención al volver a España desde Marruecos", al regresar a mi país no dejaba de pensar: ¿Pero por qué llora tanto este niño? ¿Por qué no deja de quejarse y de berrear? ¿Por qué los padres no le dicen nada? ¿Qué hay que hacer para que deje de llorar? ¿Darle lo que pide?


Y es que, durante mis viajes y mi estancia en Marruecos, pude observar que los niños en Marruecos no lloran por nada que no sea importante. Supongo que porque tienen muchas otras cosas que hacer. Juegan, se dan golpes, bailan, se caen, les riñen - y les pegan -  sus mayores, les quitan los juguetes, hacen solos cosas que parece que por edad no les debería corresponder… pero no lloran. Lanzan miradas retadoras, maldicen a todo lo que se mueve... Pero no lloran. ¿Por qué? Me apasiona pensar en ello. Un detalle muy complejo pero con una explicación, para mí, muy simple. Los niños en Marruecos tienen una autonomía brutal y no lloran porque saben que haciéndolo no consiguen nada. No les sirve de nada. Sin embargo, a este lado, saben que llorando lo consiguen todo. Y así nos luce el pelo...

Creo que no soy la única a la que, de pequeña, me hacían entender aquello de ‘como te caigas, cobras’. Y ahora, viéndolo desde la distancia y reviviéndolo en Marruecos, creo que nunca deberíamos haber perdido esa educación. Porque no basta con aprender mucho, hay que aprender bien. Allí cuando los niños discuten y se pelean, o cuando juegan en la calle y se caen, les falta tiempo para levantarse y seguir adelante como si no pasara nada. Sin ayuda de nadie, se levantan solos. Recuerdo aquella noche en Fez, con Ayoub y sus patines nuevos, dándolo todo por rampas y escaleras. Era la primera vez que usaba unos y le dije a su hermano: ¡Pero que se va a romper una pierna! Y me dijo: No te preocupes, sólo se la romperá una vez. 


La educación es probablemente a una de las tareas más complicadas a las que, como sociedad, nos enfrentamos y cuando ciertos comportamientos anormales se vuelven cotidianos creo que es momento de pararse a pensar y a reflexionar. Es evidente que los niños occidentales lloran más y con menos motivos, así que hay algo que no estamos haciendo bien.  Aquí los críos ya parecen intocables, tanto literal como metafóricamente hablando. Se les sobreprotege de una forma que da miedo, se les riñe por ser niños, se les consiente cosas que da vergüenza verlas y se les premia por demostrar que están consentidos.

¿Tan diferentes son unos niños y otros? ¿O simplemente el contexto social y cultural en el que crecen es el que hace que sean como son? No sé... El caso es que ellos no lloran. Esos niños ya saben que la vida es para el que lucha y no para el que llora. Y no lloran...

29 comentarios:

  1. Son muy fuertes, aqui es cierto que lo consiguen todo llorando y es una pena, los estamos criando muy mal y asi les va.

    ResponderEliminar
  2. Qué razón!!! Alli los niños son felices con muy poco... Recuerdo un día en las Montañas de Bo3anan (tetuán), me crucé con 2 niños de unos 5-6 años... Reian sin parar... Y no hacían más q jugar con 2 piedras, para ver quien la tiraba mas lejos. Esa es parte de la magia de los niños marroquis!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que recuerdo anda que no lo pasábamos bien con el juego de las piedras no como ahora !!

      Eliminar
  3. Ha venido un amigo sevillano con su hijita de madre maliense a pasar unos días de vacaciones y eso nos llamó la atención que la niña no lloraba, se cae, se pega golpes y nada, nos mira y sigue a lo suyo, ni incluso cuando se puso con fiebre, lo máximo que llegó fue a no quererse separar de su abuela........desde bebes saben de la dureza de la vida.

    ResponderEliminar
  4. si lloramos nuestras madres nos da motivos para llorar de verdad (harza de dda9) por lo menos en mi caso , la mayoría fuimos educados teniendo en cuenta que cualquier tipo de dolor se puede soportar, y que el tiempo lo cura todo

    ResponderEliminar
  5. Sofía El Mensouridomingo, noviembre 09, 2014

    Somos felices con muy poco y es una infancia que recuerdas aunque estés lejos pero muy lejos yo pienso q la meejor infancia es de nosotros los marroquies♡

    ResponderEliminar
  6. Es verdad son fuertes no como los criamos aqui tan protejidos yo la primera

    ResponderEliminar
  7. Los de mi generación tampoco llorábamos....a lo mejor era por eso del jarabe de palo y te voy a dar yo para que llores de verdad, o esa otra de no haberte caído, vamos que nos dejaban equivocarnos y no lamentarlo tanto....aquí lo niños se crían aun así

    ResponderEliminar
  8. Y además cuando se pelean en la calle es alucinante cómo pueden estar sangrando y tan rechulones que aguantan los tíos jajajajajjaa y más les vale que su madre no sepa que se peleó porque entonces le dará motivos para llorar de verdad

    ResponderEliminar
  9. Yo no veo a los niños marroquíes como niños, sino como pequeños hombres que afrontan la vida tal y como les viene...Hace cosa de 6 años estaba en Rincón/Mdiq ( tetua) con mi amiga y prima en una de las terrazas que hay a pie de playa, se acerco un niño de unos 5 años y me dijo que tenía hambre, entré con él a la cafetería para ver que le gustaba,total que el niño ya no quería comer más y me dijo que si por favor le dejo llevarse lo que le queda en el plato,para sus hermanos, que seguro que no habían desayunado todavía , que ganas de llorar me dieron... Un niño de de aquí con esa edad jamás pensaría de esa manera, yo he tenido la suerte de nacer y criarme aquí , y no soy de las que lloran,por como nos a enseñado mi madre la cultura del aguante... Ante cualquier cosa siempre nos dice lo mismo, sbar sbar sbar

    ResponderEliminar
  10. Y que Razón tienes pelirroja !!! Saludos !!!

    ResponderEliminar
  11. chica, me tienes anonadada con cada artículo que escribes! enhorabuena por la veracidad de tus escritos, es genial.

    ResponderEliminar

  12. LO QUE MAS ME GUSTA DE LOS NIÑOS MARROQUIES ES LA DULZURA Y SIMPATIA QUE DESBORDAN!qur diferente a los niños en Europa arrogantes y viciados,estamos criando en Europa una generacion de viciados,prepotentes y individualistas...

    ResponderEliminar
  13. Hola!, te comentaba y creo que se me borró el comment. Hay tanto para aprender de otras culturas..., En mi caso, estuve mucho tiempo en China y me llamó la atención exactamente lo mismo: los niños no lloran y se portan muy tranquilos en los diferentes lugares de reunión social (trenes, parques, etc..). Y cuando digo niño, me refiero más específicamente a los infantes, aquellos menores de tres o cuatro años, porque es difícil ver niños de más de seis años en China (sólo con su uniforme escolar, seguramente yendo o viniendo de la escuela). Pero es así, los infantes, casi siempre acompañados de sus abuelos y sin pegar un gritito....:)

    ResponderEliminar
  14. Muy cierto, los niños lloran y lamentablemente consiguen lo que quieren. Fallo tremendo en la educación occidental.

    ResponderEliminar
  15. Estamos criando pequeños dictadores!

    ResponderEliminar
  16. Yo. Llevo veinte años viviendo en marruecoos. Y los niños marroquíes de clases media. Son como cualquier niño occidental. Tienen todos los caprichos. Que pueda tener cualquier niño de esta generación. Y son muy marqustas.sobre todo en prendas deportivas. Prefieren hir descalzos a llevar una zapatillas.de una determinada marca.! Si habéis estado en lugares marginales.o en las aldeas de campesinos.pues si.pero eso pasa asta en el primer mundo.por llamarlo de alguna manera...porque ahora mismo tenemos en nuestro pais. Cerca de tres millones de niños. En el lumbar de máxima pobreza. Asin que no vengáis como si nosotros fueramos nordicos.estamos en un pais lleno de políticos corruptos. Y un pueblo ignorante. Que no sabe que hacer con ellos.... cuando eres pobre y la vida te golpea.se te borra la sonrrisa de la cara. Y hace ser duro. Tengas cinco años o cincuenta.!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es evidente que hay una parte de la población que vive igual y mejor que muuchísimos españoles. Pero tomarla como referencia, como 'ejemplo' de lo que ocurre, creo que es bastante injusto para la mayoría de los habitantes del país.

      ¿Lugares marginales? ¿A qué llamas marginal? ¿A no poder llevar a tus hijos a estudiar al extranjero a la Universidad? Entonces sí, hemos estado en muuuuchos barrios marginales. Que son la mayoría en Marruecos, por si no los has visto...

      He dicho muchas veces que en España lo único que tenemos de europeos es la bandera. Pero aún estando en crisis, si eres capaz de comparar la situación económica y social de ambos países es que aún te tienen que cundir un poco más esos viente años allí para darte cuenta de que la clase media no es, en ningún caso, la predominante en Marruecos. Y en cuanto a corrupción y analfabetismo mejor no hablamos. Más que nada por ser justos nuevamente.

      Eliminar
  17. ¿Los niños en Marruecos no lloran o los niños pobres no lloran?

    ResponderEliminar
  18. Carlota, hace mucho q no escribes, te echamos de menos!!!
    Danos una alegría porfi!!

    ResponderEliminar
  19. Pues esperemos que de mayores aprendan a llorar, y no para pedir ...sino como expresión de lo que llevan dentro sin necesidad de palabras.

    Un saludo Carlota M.

    ResponderEliminar
  20. Me ha gustado este artículo, porque me recuerda cómo pensaba yo hace diez años, antes de pensar siquiera en ser madre. Pensaba que los niños llorones necesitaban mano dura y eran unos blandengues, que un niño que monta un espectáculo de rabieta era consecuencia de una educación permisiva. Ahora, más viejita y con una hija, y probablmente a causa de eso, pienso diferente: creo que hay otra explicación a la realidad objetiva que describe la autora. Realmente, los niños de familia magrebí que conozco, no lloran (mejor dicho, no lloriquean), y son como los niños de Marruecos descritos. Estas familias que conozco permiten a los niños ser niños, efectivamente, pero más significativo: se les ama como a niños. Estan dentro de familias muy cohesionadas, afectuosas, de apoyo incondicional. Entre hermanos y entre padres se abrazan, se besan, se aúpan, y pasan mucho tiempo juntos; los bebés no van a guardería, están con sus madres los primeros años. Y se confía en ellos: todavía no he oído a una madre de estas familias en el parque diciéndole a su hijo "no te subas a la tirolina, que te vas a caer"; las oigo decirles" Cójete fuerte y ve con cuidado". Qué diferente, ¿eh?Los niños de familia marroquí que conozco són muy seguros de sí mismo, asertivos. Se sienten respaldados, son fuertes. Así pues, creo que son niños duros, no porque se les haya tratado con dureza, sinó porque se han cocido bien, sin estrés, sin chantajes emocionales, sin disumular sentimientos. Con este fondo, ya pueden venir verdes, que están preparados para comerse el mundo, porque son grano duro.

    ResponderEliminar
  21. Si es verdad lo que dice Carlota. Yo me he criado con niños musulmanes en las calles en Melilla en tiempos de chanclas de plástiquillo, rajas en las piernas y pan con aceite. A los niños aromis (cristianos) el no llorar nos lo contagiaban nuestros amigos y era, como bien dices, por que no servía de nada. Se lloraba sólo de rabia.

    ResponderEliminar
  22. Conozco bastante bien Marruecos, paìs que adoro, al que he visto crecer en las ùltimas decadas. Es una infancia como la de Espana en el tardofranquismo. Una infancia de charquito de arrabal, con màs sombras y carencias que luces.

    ResponderEliminar
  23. Me ha encantado el artículo! Qué verdad más verdadera los niños de hoy en día están, con perdón, agilipollados. Todo el día pegados a la maquinita y llenos de deberes y responsabilidades. Ojalá sea cierto aquello de que todo vuelve y volvamos a ver calles y parques inundados de niños que corran, juegan, se pelean, rían, se despellejan las rodillas y si lloran que al menos sea poco.

    ResponderEliminar
  24. Es una pena muy grande lo que ocurre en Marruecos con los ninyos. A cierta edad se les niega cualquier tipo de afectuosidad, porque mostrar sentimientos es "de debiles". Normalmente cuando tienen la edad par no ir mas con su madre al hammam, se les retiran las muestras de carinyo, para hacerles fuertes. Lo que se consigue que es? Adultos analfabetos sentimentalmente. Los adultos marroquis chicos no saben expresar sus sentimientos, no se lo permiten a si mismos, porque desde pequenyos les han dicho que eso es 'de debiles'. Paralisis sentimental es lo que sufren como adultos, y todo ello gracias a que cuando tenian 8 o 9 ayos les dejaron de mostrar carinyo, les dijeron que "los hiombres no lloran". Que triste por Dios!!!! Y que aqui se exponga que es positivo que los ninyos no lloren!!!! Si la Humanidad apagara sus sentimientos como hacen ellos, muy poco porvenir nos esperaria. Nunca censureis a un ninyo por mostrar lo que siente! Ensenyale que no todo se puede tener como, donde y cuando uno quiere, pero no le castres emocionalmente!!!!

    ResponderEliminar
  25. Estoy de acuerdo contigo... Vivimos en una sociedad que convierte al niño en una dictador que tiene todo el mundo a su servicio y que a la primera que se cruza algo en contra solo sabe reaccionar llorando...
    Yo me hacia la misma reflexión sobre niños de otras partes del mundo, en Brasil, en India, en China... ¿Por qué hay miles de niños en las comunidades en Amazonas (Brasil) pero son todos silenciosos y respetuosos?¿Por qué no se oyen llantos en las aldeas en la India?
    Lo siento Anónimo pero no veo que estos niños sean castrados emocionalmente (no se si eso ocurre en Marruecos porque nunca me he involucrado con esta comunidad)..
    Asi que es verdad que algo ocurre... y que cambiarlo será responsabilidad de todos...

    ResponderEliminar